Juan Medinilla: Cómo conseguí deshacerme de la osteocondrosis en un mes Skip to main content

Juan Medinilla: Cómo conseguí deshacerme de la osteocondrosis en un mes

Cómo curar el dolor en las articulaciones
Me gustaría contaros mi historia sobre cómo conseguí curar la artrosis que tenía en las articulaciones de la rodilla y la osteocondrosis que tenía en la parte baja de la espalda. No soy médico, así que no voy a explicar cómo conseguí curarme. Me limitaré a contaros como sucedieron los hechos.
Tengo 62 años y soy pensionista. Antes de jubilarme, trabajaba en un establecimiento de altos hornos en una planta metalúrgica. Al principio, era un trabajador más de los que había allí, pero después me cambiaron de puesto y comencé a trabajar como ingeniero de seguridad. Aquellos que conozcáis la profesión de un trabajador de altos hornos entenderéis que difiere mucho de la profesión de obrero siderúrgico. Ellos solo hierven el acero en los convertidores y lo único que tienen que hacer es sentarse y presionar las palancas y los botones. Antes lo hacíamos todo a la antigua usanza. Si era necesario, usábamos una pala y, a veces, hasta una palanca. La temperatura que había al lado del horno era increíblemente alta y no había manera alguna de escapar de aquellas corrientes constantes. Me destrocé las rodillas y la espalda.
El dolor continuo tiene un impacto negativo y directo sobre nuestra apariencia física. He envejecido mucho en los últimos 3 años.
Menos mal que tenía derecho a jubilarme a los 50 años al tener un largo historial de servicio en una profesión que se considera peligrosa. Ya no tenía fuerzas para seguir soportando esa situación. El último año pude aguantar gracias a inyecciones anestésicas. Tuve suerte: se quedó un puesto vacante como ingeniero. Ese nuevo trabajo resultó ser mucho más fácil y además estaba alejado del horno. Me salvó de arruinar mi salud por completo y tuvo un impacto muy beneficioso en mis dolencias. El dolor cedió e incluso conseguí estar sin anestesia durante un tiempo. Pero tres años antes de la jubilación, tuve un accidente. Me destrocé una pierna en un viaje de pesca. Entre el dolor y la tanda de anestésicos que tuve que tomar, mi organismo se debilitó y sufrí unos dolores horribles en las rodillas y a espalda.
Debido a la lesión, mi artritis empezó a agravarse muy rápido.
No quiero ni recordar esos tres años. ¡Fue un auténtico infierno! Por la mañana, mi mujer me ponía una inyección de diclofenaco, luego yo me ponía otra en el trabajo y después mi mujer me ponía otra en casa por la noche. Y os preguntaréis, ¿por qué narices no te jubilaste? Por ayudar a mi hijo. Tenía un bebé recién nacido y acababa de perder su trabajo. Tenía que ayudar a su familia.
El último año, andaba con un bastón. Justo antes del siguiente reconocimiento médico, escribí una carta de dimisión voluntaria. No iba a poder pasar las pruebas de todos modos.

Cómo me traté

En base a mi amplia experiencia con respecto a enfermedades de las articulaciones, puedo deciros que los médicos lo único que hacen es recetar condrosamina. Bueno, a veces también recetan hidrocortisona o diprospan.
¡PERO NO FUNCIONAN!
Además, las constantes inyecciones de diclofenaco que tenía que ponerme para aliviar el dolor, me causaban dolores de estómago. Tuve que empezar a tomar subnitrato de bismuto para proteger el revestimiento del estómago.
Mientras buscaba un remedio que funcionase de verdad, me hicieron 4 punciones para sacarme el líquido. La última vez, descubrieron que tenía pus. El médico me dijo que era muy probable que pronto necesitara someterme a cirugía para reemplazar la endoprótesis. Me pondrían una rodilla de titanio en lugar de la mía, que ya no valía para nada. Me puse a investigar sobre ello y descubrí que, aunque la prótesis funcionase bien, tendría que caminar ayudándome de un bastón. La cirugía en sí costaba un mínimo de 4000 €. Ese es el precio de la prótesis alemana; la nuestra es 1000 € más barata, pero el riesgo de que surjan complicaciones es mayor. En resumen, decidí tomarme mi tiempo y pensarlo todo muy bien.
Decidí tomarme mi tiempo para pensar en mi futuro.
Me di cuenta de que no había manera de evitar convertirme en una persona discapacitada. ¡Y no tenía el dinero!
Mi mujer y yo pensamos y hablamos mucho sobre el tema (se portó genial conmigo, la verdad) y decidimos optar por la cirugía. A los 61 años todavía queda mucho por vivir. Y en cuanto al dinero... bueno, para eso está, para gastarlo.

¡Y de pronto sucedió un milagro!

Se lo debo todo a mi mujer. Tenía una amiga del colegio que estaba casada con un funcionario de la ciudad. Este tipo tenía los mismos dolores en las rodillas que yo. Bueno, quizás no tan fuertes.
Un día, mi esposa iba caminando por la calle cuando se detuvo un coche a su lado. El funcionario del que os hablaba salió del coche y, de un salto, entró en la tienda.
Ese mismo día, Sandra (mi esposa) llamó a su amiga para preguntarle cómo había conseguido su marido, Jorge, curarse del dolor en las rodillas. No se había operado, por lo que sabíamos. Y además, la gente no corre así después de haberse sometido a una operación.
Mi esposa Sandra me salvó la vida. Le estoy muy agradecido.
Resultó que todo aquello tenía que ver con un producto nuevo: Motion Free. Su marido cogió al toro por los cuernos y, en prácticamente un mes, volvió a ponerse de pie. Lo repetiré una vez más: ¡EN UN MES!
Los dos estábamos muy emocionados, pero frustrados al mismo tiempo. No vendían el producto en nuestro país y no teníamos ni idea de cómo hacer un pedido a los Estados Unidos, donde casi todos estos productos están disponibles solo con receta médica. En pocas palabras, decidimos que debía seguir preparándome para la cirugía.
Un mes y medio después, la amiga de Sandra nos llamó y nos dijo que el bálsamo Motion Free había obtenido todas las certificaciones que se necesitaban en nuestro país. Mi esposa le suplicó a su amiga que le diera más información y comprobamos que todo era cierto. Ahora ya podíamos comprar el producto, aunque solo a través del sitio web oficial. ¡Creo que fuimos uno de los primeros clientes en realizar un pedido!
Motion Free
Empecé a tratar mis doloridas rodillas desventuradas y la zona de la espalda que me dolía. ¿Y sabéis qué? ¡Empecé a notar los primeros efectos! Al principios pensé que funcionaría como un anestésico porque, aproximadamente 5-10 minutos después de la aplicación, se me aliviaba el dolor. Me sentía mucho mejor y la espalda también me dejó de doler. A decir verdad, hacía mucho tiempo que me había rendido. Ojalá pudiera al menos mejorar el estado de mis rodillas. ¡Ya había decidido operarme! Pero, cuando una semana después de empezar a usar el bálsamo conseguí agacharme para ponerme los zapatos sin tener que usar un calzador de medio metro de largo, ¡me di cuenta de que Motion Free FUNCIONA muy bien!
Después de 2 semanas, podía andar durante media hora sin que me dolieran las rodillas. ¡Era un signo claro de que me estaba recuperando! Otras dos semanas más tarde, me sentía una persona sana. ¡Ya no tenía dolores! Me podía reclinar fácilmente, caminar distancias largas y montar en bicicleta (me encanta montar en bici).
Podía montar en bici sin problema y dar largos paseos de 2 horas.
Ya hace medio año de mi recuperación. ¡Se acabaron los dolores! A pesar de que dejé de usar Motion Free hace meses. Ahora vuelvo a salir de pesca, trabajo en mi jardín y me encanta cuidar de mi nieto. ¡Mi mujer y yo estamos planeando hacer un viaje juntos al sur! Ella no para de hablar de lo bonita que es esa parte del país.
Cuando estás sano, jugar con tu nieto no te molesta, sino que te colma de alegría.
Así que si tienes artritis, osteocondrosis o artrosis, (en definitiva, si tienes dolor en las articulaciones y la espalda), toma nota: ¡Motion Free cura el dolor articular!
Jacinto Trigo, Estepona

Comentarios

  1. Bárbara 07.05.2017
    Ya llevo dos semanas usando Motion Free. Estoy muy contenta con los resultados. Antes no le veía sentido a la vida debido a la maldita osteocondrosis. Este bálsamo es muy eficaz. Yo me la aplico sobre las zonas afectadas y me olvido de todo hasta el día siguiente. Tiene efectos inmediatos. Un día tenía un dolor punzante en la parte baja de la espalda y Motion Free me quitó el dolor en 5 minutos.
  1. Esteban 08.05.2017
    Me interesa mucho toda esta información. Tengo osteocondrosis en el cuello y dolores de cabeza constantes debido a ello. Nada me alivia, ni los masajes ni las inyecciones de traumeel. ¡Ojalá Motion Free me funcione!
  1. Juan Medinilla 08.05.2017
    ¡Esteban, estoy seguro de que lo hará! Mi mujer estaba en la misma situación que tú y Motion Free le ayudó muchísimo.
  1. Inma Correas 08.05.2017
    Lo he pedido para mi marido. ¡Estoy muy harte de esta puñetera enfermedad! ¡Espero de corazón que le ayude! Tiene un caso muy grave de artrosis en la rodilla izquierda. Y los dolores son muy fuertes.
  1. Vicky 09.05.2017
    Gracias por el consejo, Juan. Yo antes practicaba remo y, como consecuencia, me destrocé la espalda. Tenía dolores en la parte baja de la espalda constantemente. Motion Free fue mi salvación.
  1. Pablo Prieto 09.05.2017
    yo compré Motion Free directamente en Estados Unidos una vez que fui de viaje de negocios. Es un remedio muy bueno. No me importa lo que digan, pero los estadounidenses fabrican fármacos muy efectivos. La artritis de mi rodilla izquierda ya es cosa del pasado.
  1. Pepe Díaz 10.05.2017
    ¡Gracias, Juan! Gracias a Motion Free, vuelvo a llevar una vida activa. Tenía problemas para sentarme y levantarme debido a los dolores. Pensaba que tendría que usar bastón y solo tengo 55 años.
  1. Sofía del Álamo 10.05.2017
    Me gustaría deciros que Motion Free también es eficaz para combatir la hinchazón de las piernas. Mi médico, que trabaja en el Hospital de la Paz de Madrid, me recomendó que lo usara. La hinchazón desaparece delante de tus ojos.
  1. Juan Medinilla 10.05.2017
    Yo no tenía este tipo de problema. Pero me alegro de que Motion Free sirva también para esos casos.
  1. Daniel 11.05.2017
    Soy conductor y los dolores en la parte baja de mi espalda son una enfermedad fruto de mi vida profesional. Motion Free los elimina muy rápido. Ahora siempre tengo este bálsamo en mi botiquín de primeros auxilios.
  1. Ana Palomares 11.05.2017
    Gracias, Juan. Motion Free me ha ayudado mucho. ¡El dolor que tenía en las piernas ha desaparecido sin dejar rastro! ¡Me siento como si hubiera vuelto a nacer!
  1. Julia López 11.05.2017
    Gracias, Juan, por este consejo. Gracias a Motion Free vuelvo a sentirme una persona completa y, lo más importante: ¡una abuela completa!
  1. Alejandro 12.05.2017
    Debido a mi trabajo, paso mucho tiempo de pie y tengo que agacharme muy a menudo. Motion Free es bueno para aliviar el dolor en la parte baja de la espalda y también acaba con la hinchazón de las piernas. Antes, al final del día, me solían doler las piernas. Ahora todo eso se acabó.
  1. Sara García 12.05.2017
    Estoy muy feliz con Motion Free. Es un remedio revolucionario. ¡Elimina el dolor de las articulaciones muy rápido!
  1. Alicia 13.05.2017
    He hecho un pedido y estoy deseando recibir el paquete con Motion Free. Por cierto, ahora hay una oferta especial en el sitio web.
  1. Gracia Campillo 13.05.2017
    ¡Gracias, Alicia! En cuando me enteré de que había un descuento, entré en la página para hacer un pedido y he conseguido beneficiarme de la oferta. Y, por supuesto, ¡gracias a ti también, Juan!
  1. La familia Hernández Pérez 14.05.2017
    Toda nuestra familia utiliza Motion Free. Antes hacíamos mucho deporte y ahora estamos pagando el precio con dolores en la parte baja de la espalda y las piernas. ¡Pero se acabó el sufrir!
  1. Almudena 14.05.2017
    ¡Hola, Juan! He pedido Motion Free para mi marido y para mí. Espero que nos ayude.
  1. Elena 15.05.2017
    Para aquellas personas que lleven un ritmo de vida activo, Motion Free es indispensable. Lesiones, dislocaciones y esguinces: elimina todo tipo de dolores con gran eficacia.
  1. Raquelita 16.05.2017
    He oído que ya venden Motion Free en muchos países. Es un bálsamo muy bueno. ¡Y funciona de verdad!
  1. Natalia Aparicio 17.05.2017
    Motion Free es un remedio muy potente. Tiene efectos rápidos y duraderos. Lamentablemente, padezco osteocondrosis y artrosis de rodilla. He llegado incluso a plantearme cambiar de trabajo por eso (soy profesora). Motion Free me ayuda a sobrellevar estas enfermedades. Al menos me siento cómoda. Siempre hago mis pedidos a través del proveedor oficial. Os recomiendo a todos que hagáis lo mismo.

Comments